jueves, 22 de diciembre de 2016

¿Estuvo Rimsky Korsakov en Ferrol en 1880? ¿"Capricho español" nace del idilio con una gallega?

El yate imperial "Livadia", foto extraída del blog "Casa de Arnáiz"
Desconocía la controvertida leyenda de Rimsky Korsakov y Ferrol. Digo controvertida porque hay quien sostiene que estuvo en esta ciudad allá por las últimas décadas del siglo XIX, y quien dice lo contrario. Desde luego, ya anuncio que es divertida porque poco menos que el compositor ruso dio a luz al "Capricho español" a raíz de un idilio con una ferrolana o gallega. Del caso se ocupó la Revista General de Marina con las firmas de Manuel Maestro, "Ero Cabo", seudónimo de José María Blanco Núñez y Fernando de Arnáiz Núñez. Es este último el que ofrece la versión más fiable de la visita, utilizando testimonios de antepasados familiares de su mujer.

El caso es que en septiembre de 1880 arriba a Ferrol -eso sí se registra en "El Correo Gallego"- el yate imperial ruso "Livadia" a bordo del cual viaja el duque y almirante Constantino, junto con, según algunas fuentes, Rimsky Korsakov. El yate había sufrido una perforación en un pequeño compartimento de proa que se inundó, ello como consecuencia de un temporal a su salida de Brest. La reparación se dilató tres meses.

Fernando de Arnáiz recurre a la transmisión oral familiar de lo acontecido. Cita - siempre parientes de su esposa María de los Ángeles McMartín Yusti-Ponte- al tío de su consorte Luis S. McMartín García-Llera que regía la consignataria de buques "Antón Martín" y al abuelo de este William Halcombe McMartín Nation, que llegó a Ferrol en 1856 para hacerse cargo de la no menos célebre "machina" (grúa flotante) que se instaló en el astillero. Fernando de Arnáiz precisa que el tío de su mujer le confirmó que su abuelo William había conocido personalmente al gran duque y almirante Constantino y al tal renombrado músico Nikolai Rimsky Korsakov.

"El gran duque regaló al bisabuelo de mi esposa un fantástico reloj de oro de cadena con siete tapas, cada una de ellas decorada con diferentes piedras preciosas. Recuerdo como mi suegra contaba a sus hijas toda la historia rememorando las descripciones escuchadas en su día de la existencia en una de las cubiertas del yate de un enorme y precioso salón lleno de magníficos pianos. El músico y mi bisabuelo político -prosigue el relato de Arnáiz- se dieron una  vueltecita en un carro de vacas por tierras gallegas" y el mismo Arnáiz se pregunta ¿será esta nueva leyenda urbana? Y sigue "conservo en la memoria que conversó, tonteó con algunas jóvenes ferrolanas con las que llegó a bailar en el Casino Ferrolano con motivo de algunas fiestas que por razón de protocolo le dispensaron a tales ilustres visitantes y que alguna gallega le tocó el alma o el corazón de tal forma que se enamoriscó de ella y le compuso su famoso "Capricho español".

Fernando de Arnáiz dice que recuerda asimismo la existencia de unas fotos de un acto social en el que aparecían William Halcombe y Rimsky Korsakov, "que estando en el poder de mi tío político Luis S. McMartín García-Llera le fueron solicitadas por el periodista y creo que profesor de francés en el Instituto, "Chalín" (Gonzalo Meirás) Cronista Oficial de la Ciudad anterior al otro también famoso Cronista Oficial de la Ciudad, Ricardo Nores". Las fotos eran para ilustrar un artículo "y nunca retornaron a su dueño".
El compositor ruso
Esta versión fue extraída  de la sección de Cartas al Director de la Revista General de Marina de octubre de 2009 "Lembranzas que desearía que sirviesen para desentrañar la leyenda ferrolana sobre la estancia del compositor ruso Rimsky Korsakov en Ferrol a bordo del yate imperial "Livadia", carta firmada por Fernando de Arnáiz Núñez, coronel de Intendencia de la Armada.
Manuel Maestro dice en la mentada Revista General de Marina, noviembre de 2008, que "La estancia de la nave y del gran duque en nuestras aguas está más que verificada documentalmente, algo que no puede decirse respecto a que entre la oficialidad del barco se encontrara el músico militar".
En otro artículo "Ero Cabo" (José Mª Blanco Núñez) Revista General de Marina 1987 también rebate la presencia en Ferrol de Korsakov y subraya "las crónicas de la prensa local nada dicen". Este extremo lo he podido comprobar porque poseo la hemeroteca de "El Correo Gallego" hasta 1938 y tampoco he hallado nada al respecto.

No obstante, veo que Asturias se atribuye también su papel con el compositor ruso. En un blog "Trastero de Palacio" se dice que "Capricho español" consta de cinco movimientos de los que cuatro están basados en melodías asturianas. En el libro "Aires da Terra. Poesía musical de Galicia", José Luis Calle escribe:
"Según el P. Luis María Fernández Espinosa, Rimsky Korsakov compuso su "Capricho español" con melodías cedidas por Perfecto Feijoo, siendo intermediario Ramón de Arana". Explicaré que Ramón de Arana era un profesor, columnista y crítico musical ferrolano, cuya firma con el seudónimo "Pizzicato" aparece en los almanaques y anuarios de principios del siglo pasado.  José Luis Calle subraya "A decir verdad, Rimsky Korsakov nunca reveló el origen de los temas de su "Capricho" limitándose a decir que eran materiales de auténtico folclore español. Y añade "es casi seguro que las partituras originales salieron del cancionero "Ecos de España", del músico madrileño José Inzenga. En fin, el lector deducirá que todas son especulaciones más o menos fundadas o infundadas, tanto acerca de la presencia en Ferrol de Korsakov como del origen de la obra el "Capricho español".




viernes, 16 de diciembre de 2016

Los "pifostios" que se originaban debido al alcohol en las misas del gallo de la Nochebuena decimonónica

Los intelectuales locales publicaban en "El Correo Gallego"sus reflexiones y colaboraciones
en torno a la Nochebuena

Hice un repaso a mi hemeroteca (fundamentalmente "El Correo Gallego") para ver como se vivían las fiestas navideñas hacia finales del siglo XIX. Claro, el voraz consumismo actual no operaba por aquel entonces y eso se acusa en que apenas había referencias a las actividades programadas y si se insertaban se quedaban en meros sueltos informativos, sin titulares destacados lo que, dicho sea de paso, me obligó a afinar el ojo. Se prestaba más relevante atención a la Nochebuena de otros países. O, en todo caso, se cubría el expediente con reflexiones más o menos traídas al caso por escritores locales de la época: Joaquín de Arévalo, V. Novo y García, Eduardo de Pato...


Las "turcas" en las misas del gallo


Rompían el ambiente anodino de las fiestas navideñas decimonónicas los "pifostios" que se organizaban en las misas del gallo. Por ejemplo, 1885, misa del gallo en la capilla del Hospital Militar. El cronista dice "mucha gente como de costumbre y como de costumbre también alguna que otra "turca" exhibiéndose estúpidamente en lugar sagrado". El periodista sigue y precisa "se comprende que la misa del gallo haya sido suprimida de las iglesias porque aun celebrándose en capillas que podríamos llamar reservadas y limitando mucho el permiso de entrada, no se puede evitar el escándalo de los que "cenan fuerte".
En el año 1885, la crónica señala "es mucho el consumo de peleón (¿?) y otros líquidos lo que hace que los cerebros funcionen en casos tales con mayor excitación que de ordinario". Sobre la misa del gallo "hubo misa en los dos hospitales, de Caridad y Militar. La primera no fue pública y varios individuos apedrearon las ventanas del hospital".
Año 1900, misa del gallo en el convento de la Enseñanza "en la que se promovió un pequeño tumulto con intervención de la policía municipal".


¿Qué balances se hacían en el tránsito de año?

Me quedé con el fin de año de 1880. El periodista de "El Correo Gallego" señala que durante los doce meses, Ferrol no ha sentido los efectos de mejora alguna. Añado textuales:
"Sin ferrocarril estábamos y sin ferrocaril seguimos; sin alumbrado de gas comenzamos el año y con alumbrado de petróleo lo terminamos...siguen paralizados los trabajos del Teatro nuevo y la plaza del mercado". Como dato, tal vez más pintoresco que de interés general, reseña que "nos ha visitado un yate imperial ruso, el "Livadia" en el que, por cierto, la leyenda dice que viajaba el compositor musical Rimsky Korsacov. Pero esta historia la dejo para otra ocasión. La referencia periodística acusa igualmente que no se colocó la estatua de Sánchez Barcaiztegui "y no se derribaron aquellos vejestorios de casas que dan frente al muelle Curuxeiras. Esto ya no es tan decimonónico, diría yo, vista la situación actual de Ferrol Vello.
Ahora bien, aflora en este tiempo el Ferrol de los matemáticos. En este período se imprimieron "Geometría analítica", de Julio Meirás, "Ejercicios de trigonometría", de Ángel García, "Aritmética elemental" del mismo autor, algunos de los cuales se elevaron a la categoría del ibros de texto. También empezó a publicarse un periódico diario "El Brigantino". Finalmente, el cronista concluía "Si el año que hoy termina no nos trajo grandes males, tampoco se puede afirmar que nos trajera grandes bienes".

Las parrandas nocturnas

Antaño como hogaño, la gente, después de la cena en familia, salía a la calle, unos a pasear arriba y abajo en plan "troula", otros refugiándose en las salas de los liceos recreativos. Así se escribía en 1890: "las calles de la ciudad estuvieron toda la noche animadas de gente de bueno humor. Parrandas y grupos de familias pasearon calles y calles...bofetadas se repartieron algunas entre un grupo de ciudadanos que armados de guitarra recorrían la población. Un individuo agredió a otro descargándole un fuerte garrotazo en la cabeza "regalo de pascuas", apostilla el cronista. En la Nochebuena se daba una comida extraordinaria a los hospicianos y una pese o dos a los presos de la cárcel pública.
En el año 1900 se marcaba también un premio de 50 pesetas a cada uno de los niños o niñas, hijos de padres pobres, que vinieran al mundo en el nuevo siglo. Funcionaban el teatro y el cinematógrafo y los café, cafeterías y colmados estaban repletos de gente.



sábado, 12 de noviembre de 2016

El día 8 se cumplió el 40 aniversario del fallecimiento del gran pintor romántico ferrolano Imeldo Corral

Hace unos días, el 8 del presente mes, concretamente, se cumplía el 40 aniversario del fallecimiento del gran pintor romántico ferrolano. Imeldo Corral. Había nacido el 7 de junio de 1889 y de su larga trayectoria artística dejó 2.000 obras, fundamentalmente paisajes y marinas. No siguió corriente alguna y solía decir que su maestra había sido la naturaleza. Colgó su primera exposición en el Centro Gallego de Madrid en el año 1912, fue nombrado académico de Bellas Artes y el Ayuntamiento de Ferrol le concedió en el año de su óbito la Medalla al Mérito Artístico.
A su muerte, el poeta y periodista Mario Couceiro señalaba: "Fue uno de los pintores gallegos más importantes de este siglo...Vivía del arte y para el arte...no renunció al "uniforme" de artista bohemio, con su chambergo y chalina, aunque fue de lo más alejado de cualquier tipo de bohemia vital...sin salirse de la escuela postimpresionista consiguió llegar  hasta una personalísima forma de abstracción en la que los volúmenes y el color funcionaban a base de trampas líricas en las que el buscador de concreciones se perdía irremediablemente".
González Collado dijo de Imeldo Corral que fue un maestro "y un conocedor como pocos del valor de esos "silencios" que funcionan líricamente en sus mejores obras".
Otro pintor ferrolano Francisco Iglesias decía "sabía traducir el paisaje con elementos aparentemente sencillos. Gran delicadeza y gran pintor romántico".
El profesor Pérez de Arévalo, en una encuesta publicada en Ferrol Diario manifestaba "Fue el poeta de la pintura. Pintaba como nadie las lontananzas, los grises, las brétemas tan gallegas...Con él termina una hoja gloriosa de la pintura gallega".
Ricardo Segura Torrella dijo "Fue una de las figuras más interesantes del arte gallego en este siglo (XX).

El féretro es llevado a hombros por los amigos del pintor, Carlos Barcón y
Francisco Cobas, delante; Valle Romero y otra persona que no se ve, detrás.
Los restos mortales fueron  depositados bajo tierra en la necrópolis de
Catabois por deseo del artista.
Finalmente, Ricardo Nores, a la sazón Cronista Oficial de la Ciudad, escribió: "Gran pintor, último de una generación de artistas que con su obra legaron a Ferrol un prestigio cultural que a su vez crea la "Escuela ferrolana", prestigio que alcanza a la región gallega con trascendencia nacional...Ágil  al andar, con característica y tradicional vestimenta: chalina negra a lo bohemio, sombrero de ala ancha y traje oscuro, larga boquilla y fino junquillo diariamente acudía Imeldo Corral a su cita con la tertulia del Café Suizo".

sábado, 22 de octubre de 2016

El ferrolano Ramón de Arana Pérez (Pizzicato) al cumplirse el 80 aniversario de su fallecimiento


Tal día como hoy, HACE 80 años, "El Correo Gallego" publicaba la necrológica de RAMÓN DE ARANA PÉREZ (Pizzicato), cuyo recorte de periódico adjunto, además de la foto del extinto (Vida Gallega). El profesor e historiador Guillermo Llorca en su obra "Ferroláns" señala que es otro ejemplo más del Ferrol ilustrado. Intervino activamente en la vida social y cultural de esta capital departamental. Fue socio fundador en 1903 del Ateneo, directivo del Casino y secretario de la Escuela de Artes y Oficios en el que impartió docencia en las materias de geometría, aritmética, álgebra, mecánica y máquinas de vapor.
Fue también crítico musical con el sobrenombre de "Pizzicato" y en el Almanaque de 1905 a su propia pregunta de si existe una música popular ferrolana se responde con un "creo que no" y añade "El investigador más diligente no encontraría huellas ni vestigios suficientes para demostrar la persistencia de los rasgos fisonómicos de la melodía gallega en sus cantos y bailes locales".
En el número 1 de "Galicia, Ciencias, Literatura, Artes" da a conocer el trabajo "Sobre un himno gallego. Algunas consideraciones" en el que aporta su opinión sobre la polémica autoría del Himno de Riego. En el "Boletín da Real Academia Galega" aparecen sus investigaciones de arqueología musical "Solo de gaita" y "Solo de gaita Coda".
Filgueira Valverde subraya que la figura de Ramón de Arana es escasamente conocida, a pesar de que fue el primer folclorista e investigador de las manifestaciones musicales de la comarca ferrolana y de ser el primero que intentó hacer un estudio serio de organografía en Galicia.


sábado, 20 de agosto de 2016

"Acotaciones de un ferrolés" y "Diario de Man Castro"



He decidido darle descanso a mi blog. Y lo hago primero manifestando mi gratitud a quienes me han seguido incondicionalmente como son los suscriptores. Pero también a los lectores ocasionales que son muchos a juzgar por el número de visitas que registra "Acotaciones de un ferrolés". Paralelamente dejo el "Diario de Man Castro", si bien realmente hace ya algún tiempo que lo tengo abandonado, en el que también cuento con un número, muy reducido, eso sí, de seguidores. En el blog alcanzo 671 entradas, es decir, artículos, en buena parte breves aportaciones sobre episodios históricos de la ciudad que habito, algunos más difundidos, otros mucho menos, todos con algún matiz, algún detalle que podría darle el carácter de novedoso, aunque no me atrevo a ser rotundo en esta afirmación. La razón es que el hecho de haberme volcado en el facebook me ha restado tiempo e incluso es una segunda vía por la que canalizo también todo lo que considero de interés, procedente de mi modesta biblioteca y hemeroteca.
Y también, razón primordial, porque en la intención tengo, ya desde que me jubilé, editar algo en papel, de hecho ya le tengo título provisional a uno de los volúmenes: De prólogos, pregones y otras prácticas periodísticas, en el que recopilaría discursos y colaboraciones que se hallan dispersos en diversas publicaciones. El otro, al que no le concebí todavía un posible título, sería una selección de artículos relacionados con hechos y figuras de perfil histórico local. Pequeñas cosas en pequeñas dosis. Tendré que sondear en algunas editoriales la viabilidad de mis proyectos. Porque esa es otra historia por resolver. En mis planes está asimismo -y esto ya lo anuncié repetidamente, pero todavía no arranqué- escribir una especie de memorias profesionales que abarcarían desde el último tercio del siglo pasado hasta prácticamente nuestros días, memorias que abarcarían mi recorrido por la prensa escrita y mi modesto compromiso con la cultura ejercido a través del Club de Prensa de Ferrol, entidad de la que tenemos ya en papel ("Cadernos" de "FerrolAnalisis") una historia gráfica, pero me apetece que quede también una escrita en primera persona.

Claro, ya se sabe que el que mucho abarca poco aprieta y si me quiero dedicar a todo esto y otras actividades que aún mantengo en vigor y que no cito para no agobiarme yo mismo, deberé reajustar mi humilde producción y reducir mi presencia en algunos frentes de la órbita digital. Es posible que tengan que "caerse" otras ocupaciones, pero no vamos a poner el carro antes que los bueyes. Téngase  en cuenta que el abandono del blog no es definitivo, que volveré sobre lo andado una vez que desbroce el camino para ver de llevar a cabo cuando menos algunas de las iniciativas que barajo. Sé que cuento con el aliento de muchos amigos y amigas que hace ya tiempo que me vienen tirando de las orejas para que edite algo, pero he de confesar que voy a tener que romper con pudores y prejuicios, complejos e inoportunas perezas. Al final, siempre acabo haciéndome la misma pregunta ¿Esto a quien le puede interesar? Pero también concluyo convencido de que si no publico no podré dar respuesta a la interrogante. Y el tiempo se me va de las manos.




miércoles, 10 de agosto de 2016

En el 134 aniversario del óbito de Montero Aróstegui, autor de la "Historia de Ferrol", obra que favoreció que la población recibiese el título de ciudad

Ilustración de "Vida Gallega"
Tal día como hoy, 10 de agosto de 1882 fallecía en Ferrol el historiador José Montero y Aróstegui, cuya obra Historia y descripción de la ciudad y departamento naval de Ferrol (Madrid, 1859) favoreció el que la reina Isabel II le concediese a Ferrol el título de ciudad. A pesar de la notoriedad del personaje, "El Correo Gallego" despachó su óbito con un suelto informativo muy lacónico, sin recuperar la trayectoria del historiador y únicamente aprovechado para trasladar el pésame a la viuda y familia, como se puede apreciar en el recorte que publico. Unos días después, el rotativo ferrolano daba cuenta de que el "ilustrado autor de la Historia de Ferrol, Don José Montero y Aróstegui dejó en prenda de estimación y aprecio a la prensa local una obra inédita a cada uno de los periódicos...la obra destinada a "El Correo Gallego" que con placer la recibimos y con verdadero interés nos proponemos leerla, se titula Cuadros de Historia Universal. El redactor escribe que es una obra de bastante extensión "que revela una gran laboriosidad".

La familia, tras su fallecimiento, insertó durante siete años una esquela con motivo del aniversario del deceso de Montero y Aróstegui, pero durante ese tiempo y alrededor de la fecha del 10 de agosto en ningún caso el periódico ferrolano secundó la necrológica con una semblanza biográfica o la dedicación de un espacio generoso que se ocupara de la vida de este hombre al que, a fin de cuentas, tal como queda dicho, Ferrol debe el título de ciudad.

El suelto publicado por El Correo Gallego el 11 de agosto de 1882
El historiador Guillermo Llorca Freire se ocupa de Montero y Aróstegui en su obra "Ferroláns", de edicións Embora (1996). De su relato biográfico extraemos los datos siguientes. Nace el recordado escritor el 5 de marzo de 1817. Tras cursar los primeros estudios aprende latín y humanidades y se familiariza con el Derecho Civil y Administrativo. Tiempo después entra a trabajar en el Ayuntamiento y como secretario mayor se encarga de ordenar el archivo municipal y con la documentación que recopila colabora con el Diccionario Geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar, de Pascual Madoz, editado en Madrid entre 1848 y 1850.
Por algún tiempo se dedica al comercio y llega a ser juez de paz. Colabora en la prensa local, concretamente en "El Correo Gallego" y "El Eco ferrolano" que llega a dirigir. También firma artículos para "Revista Galaica", La Marina Española", "La Concordia" y "La Ilustración Gallega y Asturiana", donde publica una serie sobre Los ríos de Galicia y Deberes y facultades de todos los funcionarios de la Administración de Marina. Esta fue declarada por el Gobierno texto oficial en las academias del ramo. También escribió la biografía de Sánchez Barcáiztegui.

Ayudado por la Corona y el Ayuntamiento, que contribuyó con 2.000 reales, aparece su obra magna de la Historia de Ferrol, denso trabajo de 718 páginas, ilustrado con interesantes grabados. Hoy en día, como escribe Llorca Freire, continúa siendo un libro imprescindible en la producción historiográfica sobre esta población. El éxito de la Historia de Ferrol fue compensado por la Academia de Historia que lo nombra académico correspondiente y el mismo mérito le vale para ser admitido en 1860 como oficial primero del Cuerpo Administrativo de la Armada en el que llegará a la categoría de intendente.


Otros estudios del autor son Almanaque histórico de Galicia para el año 1859, El Lago de Doniños y La Colegiata de San Juan de Caabeiro.  

jueves, 28 de julio de 2016

El humor y la amistad de los poetas Álvaro Paradela, naronés de adopción, y el ferrolano Mario Couceiro



A la derecha, Álvaro Paradela "escenificando" el papel de niñera, y Mario Couceiro que celebra la humorada,
en una reunión de periodistas. A la izquierda, el reportero ferrolano Andrés París Rico
Saben algunos, o bastantes amigos y amigas, que soy un humilde y fiel defensor de la figura de Álvaro Paradela Criado, médico, escritor, poeta, asiduo columnista de prensa, coruñés de nacimiento y naronés (Narón) de adopción, arrollado mortalmente por un coche en diciembre de 1979, cuando contaba 68 años de edad. Hoy voy a tratar de la relación de estrecha amistad y camaradería que mantuvo con el también poeta y periodista Mario Couceiro Bescos ("Marius") (1920-2003). Tuve el privilegio de conocer a ambos, particularmente a Mario Couceiro con el que coincidí en Ferrol Diario (1969-1981) y al que considero como un maestro. Poseían un rasgo común, el sentido del humor, con independencia -y esto ya es más anecdótico- de que los dos fueron cronistas oficiales. Paradela, durante su breve paso por el Ayuntamiento de Curtis (A Coruña) y Couceiro en Ferrol.

Por cierto, unos días antes del trágico percance que le costó la vida, A. Paradela publicaba en Ferrol Diario  una "Carta de un "Cronista vital" a un cronista oficial", que encabezaba así "Amigo y compañero: Te escribe entre serio y cachondo tu probado amigo el también Ilustrísimo Alvaro Paradela". Le recordaba que ambos tenían ese título y que él firmaba siempre como "Cronista vital", título "que me he dado yo a mi mismo". Añadía que nunca se había dedicado a escribir artículos de recuperación de la historia de Curtis "nada de fortalezas o "cidadelas", ni de batallitas...ni fastos"...Contaba asombrado, eso sí, la subvida  que me rodeaba y penetraba...Veladamente era yo un contestatario. Lucían años cénit de Don Francisco Franco"...Fui, claro, denunciado una, dos, tres veces. Se me abrió expediente..."
Concluye "mis honorarios eran o consistían en lo siguiente: papel, bolígrafos, sobres...Y el derecho, claro, de usar el más o menos burocrático título".

Mucho antes, en abril de 1965, Álvaro Paradela escribía "Conversaciones con Marius". De Couceiro Bescos decía: ""Marius", Mario Couceiro, poeta, periodista, profesor y otras "pes" (padrazo, profesión, perorante) es una clara cabeza. De las mejores cabezas que conozco de Ferrol. Perspicaz (otra pe), las caza al vuelo y sin fallo. Y es agudo y reidor y punzante: abiertamente despectivo a la española en lo que le repugna o estima mezquino o cursi. Me place "Marius" como amigo". En ese artículo relata una supuesta conversación entre ellos sobre los escritores que "entontecen" y "desentontecen" y en un momento de ese inventado diálogo Mario le pregunta a Álvaro cuáles creía que eran los que "desentontecen" y este responde: "El P. Feijóo, el más universal, el más grande. Contemporáneamente en ciertos aspectos, Vicente Risco y en otro plano W. Fernández Flórez. J. Camba y en otro plano, no mejor ni peor sino otro, Borobó, Francisco Pillado, Bocelo..." En ese momento de la conversación le interrumpe Couceiro para apostillar: "Te faltan dos, Álvaro...Te olvidas de dos" y Paradela le replica "¿crees tú que es lícito pecar de inmodestos?". Lo remediaremos así, yo te cito a ti...Y yo, Marius, a ti". Paradela termina "nos miramos...y nos dio simultáneamente tanta risa, tantísima risa, que semejábamos estar leyendo el "Quijote" por primera vez".

De la amistad y complicidad que caracterizaba la relación de ambos, con motivo de la presentación del libro "Diálogos con Álvaro Paradela. Ensaio, poesía e xornalismo", de mi autoría, editado por el Club de Prensa de Ferrol con la colaboración del Concello de Narón, acto al que invité, como no podía ser de otra manera, a Mario Couceiro, este me escribió una carta que decía:
"Amigo Man: He leído tu "Diálogos con Álvaro Paradela" de cabo a rabo. Luego de la lectura me sentí otra vez joven. Todo el mundo paradeliano de los años 70 volvió a mi repentinamente. Has hecho un trabajo hermoso y fiel de aquel tierno, inteligente escritor todo terreno, ágil ensayista, poeta, casi genial prosista. Tu libro ha resucitado a uno de los gallegos más altos que han dado el país, cuya estatura quedó semiolvidada oficialmente. Humanamente, su estatura pasaba de la raya normal. Era un hombre bueno y honrado a carta cabal. Quizá haya sido el mejor amigo que tuve nunca".